Crímenes de Familia

Crímenes de Familia es una película recientemente estrenada en Netflix y CineAR. Está inspirada en hechos reales y aborda la problemática de las violencias machistas desde distintas perspectivas en las relaciones sociales y en los ámbitos judiciales.

12.09.20

Crímenes de Familia

Crímenes de Familia es una película recientemente estrenada en Netflix y CineAR. Está inspirada en hechos reales y aborda la problemática de las violencias machistas desde distintas perspectivas en las relaciones sociales y en los ámbitos judiciales. Dirigida por Sebastián Schindel, la protagonizan Cecilia Roth, Miguel Ángel Sola, Sofía Gala, Benjamín Amadeo, Yanina Ávila y Paola Barrientos. La película es una de las más vistas de Netflix desde su estreno, el 20 de agosto.

Seguramente al verla, algunas y algunos que trabajan cotidianamente en los tribunales argentinos, saltarán indignados pensado que la película exagera, que no existe doble vara para juzgar a ricos y pobres, a hombre y mujeres, que hemos avanzado en capacitaciones para abordar la violencia de género y no se revictimiza a las mujeres. Pero seguramente, otras y otros mirarán esta película y se sentirán interpelados.

Cecilia Roth, interpreta a una mujer de clase media acomodada que defiende a su hijo, denunciado por intento de femicidio y abuso sexual por su expareja. Al mismo tiempo, su empleada doméstica “cama adentro”, pobre, analfabeta, madre soltera, también es encarcelada por otro delito. Allí la película se detiene a mostrar la distinta vara con que la justicia actúa en ambos casos.

Crímenes de Familia muestra la revictimización por la que pasan muchas mujeres en los sistemas de justicia, la falta de perspectiva de género de algunos funcionarios y funcionarias, y a este combo el director le suma corrupción y el manejo de favores. En el film muestran que existen violaciones, abogados que cobran fortunas, expedientes vulnerados, decisiones para esquivar la justicia. Hay varones violentos, imposiciones y engaños. Hay una pregunta intensa sobre la maternidad. Y finalmente, las mujeres de la película pasan de la rivalidad y la desconfianza a la comprensión y la acción común.

Recomendamos no perderte el personaje de la empleada doméstica interpretada por Yanina Ávila, una joven de 29 años, que vive en 25 de mayo, una ciudad de 50.000 habitantes en una región de Misiones que limita con Brasil. Yanina es en su vida real empleada doméstica, madre soltera de dos niños. “Crímenes de familia” es su segunda película en la que actúa con su propio hijo. En la primera película, Una especie de familia, interpretó a Marcela, una joven que ya tiene tres hijos y no quiere al próximo, al que quiere dar en adopción.

En una reciente entrevista a Página 12 Yanina contó: “Soy mamá de dos hijos hermosos, uno tiene 9 años, Kevin, el otro tiene 4, Santiago que protagonizó la película conmigo, y bueno, mi día a día es levantarme sabiendo que tengo que luchar por ellos. Estoy muy emocionada porque me voy con orgullo a trabajar, vengo y les dedico mi día a día a ellos, porque son mis manos, mis pies y mi día a día. Por ellos vivo, por ellos respiro y son mis dos tesoros”. Yanina Ávila comenzó a trabajar de chica. Habla con orgullo de su mamá: “También fue una madre soltera así que nos crió a nosotras, y bueno, y ahí fui, enseñándome lo que es el bien, valorar y agradecer en todo respeto, y bueno, así me crió mi mamá, y con orgullo empecé de chica, 13, 14 años a trabajar, y no me quejo porque aprendí muchas cosas bien y ahora lo que sé hacer es por aprender y el sudor de mi mamá, por enseñarme bien las cosas”.